Ikigai: encuentra tu propósito

Ruth María Álvarez Carrasco
Ruth María Álvarez Carrasco
Ikigai: encuentra tu propósito

Uno de los aspectos que se tienen en cuenta a la hora de construir una marca es el propósito. Es decir, debes formularte las siguientes cuestiones:

¿Por qué ha surge mi marca?

Y ese por qué, lo podemos aplicar a cualquier faceta de nuestra vida profesional y personal. ¿Por qué hago lo que hago? ¿Cuál es mi mayor motivación en la vida?

Estas y otras preguntas te llevarán a definir tu visón, qué vas a ofrecer. y tu misión, cómo lo vas a ofrecer. Ya sea que estés iniciando un proyecto empresarial, o que anheles profundizar más sobre este tema, hoy te hablaré de una herramienta que es tan minimalista como clarificadora: El Ikigai.

En los últimos años se ha puesto de moda este término y creo que cualquier viaje que realicemos hacia nuestro interior, nos ayudará y nos puede servir como un potente faro. El concepto IKIGAI viene de Japón (según algunos autores su origen se remonta a al periodo Heian (794-1185)) y su significado es algo así como «El impulso de la vida», aquello por lo que te levantas cada mañana; como inicié este artículo: tu propósito.

Japón es uno de los países donde se alcanzan las mayores tasas de longevidad del planeta. En concreto, en la isla de Okinawa, una de las cinco zonas azules del mundo, un gran número de sus habitantes supera los cien años de vida.

Es posible que su estilo de vida tenga que ver, ¿Verdad? Y esto incluye no solo hábitos saludables, sino una mirada a la vida con propósito y sentido de comunidad. En definitiva: equilibrio y armonía.

 

Ikigai: encuentra tu propósito

IKIGAI

El ikigai se representa mediante cuatro círculos que forman intersecciones entre sí. En aquellas áreas donde se fusionan, estará el ikigai ó punto de equilibrio donde confluyen los siguientes aspectos de tu vida:

¿Quieres adquirir la GUÍA completa que te ayude a crear tu empresa desde cero?

Las cuatro esferas son:

  • Lo que te gusta hacer, aquello con lo que disfrutas: leer, escribir, dibujar, cocinar, viajar
  • En lo que eres bueno: qué cosas se te dan bien hacer: organizar, priorizar, tomar decisiones, escribir informes…
  • Por lo que te pueden pagar: ¿Por qué conocimientos o habilidades están los demás dispuestos a pagarte? Tiene que ver con aquello que has estudiado, tu formación.
  • Lo que el mundo necesita: aquello que harías por los demás por propia voluntad. Por ejemplo, adoptar un perro, limpiar una playa…

Y allí donde se fusionan obtendrás…

Tu misión

Lo que amas con lo que el mundo necesita

Tu pasión

Lo que amas con lo que eres bueno.

Tu profesión

Lo que eres bueno con lo que te pueden pagar.

Tu vocación

Y donde se une por lo que te pueden pagar con lo que necesita el mundo.

Y, en este mapa, también puedes apreciar secciones de desequilibrio.

Si estás en el área donde amas lo que haces, eres bueno y el mundo lo necesita... te sentirás realizado pero sin riqueza.

Si amas lo que haces, eres bueno en tu trabajo y además te pagan por ello, te sentirás satisfecho...pero con un sentimiento de inutilidad.

Si eres bueno en tu trabajo, te pagan por ello y sirves al mundo, te sentirás confortable... pero con sensación de vacío interior.

Y, por último, si amas lo que haces, sirves al mundo y te pagan por ello... tendrás entusiasmo pero incertidumbre.